Toca al cordero de Dios.

Daniel Bramajo

01 de Julio 2017

Toca al cordero de Dios.

En el Antiguo Pacto, Dios estableció la expiación como elemento de la satisfacción de la ira divina, aunque sólo tenía un alcance temporal. Era un acto que se realizaba continuamente en el ámbito religioso, y era algo habitual para los individuos. Cada vez que éstos se daban cuenta que habían pecado, debían concurrir al Tabernáculo o al Templo con su ofrenda para expiación, hasta la próxima vez que pecaran.

Cualquiera fuera el animal debían poner sus manos en la cabeza de éste es señal de aceptación como sustituto. Aún el sumo sacerdote de Israel debía entrar al santísimo cada año. Ahora, en este tiempo, en el Nuevo Pacto, tampoco podemos alcanzar las misericordias de Dios por nuestro propio mérito, pero por su gracia sí! GLORIA A DIOS POR SU GRACIA!

Jesucristo fue nuestro Sustituto en la cruz del calvario. El murió por nosotros, resucitó para nosotros, y vive en nosotros a través del Espíritu Santo. La obra de Cristo fue total y absolutamente suficiente para presentar al hombre delante de Dios y conseguir su aprobación. La expiación que Él realizó es de valor eterno, no se puede, ni se necesita hacer nada más para cubrir nuestros pecados. Ya todo fue consumado!

Ahora hay un punto especial en esto, y es nuestra parte… Así como en el Antiguo Testamento, cada individuo se acercaba y ponía sus manos sobre la cabeza del cordero hoy cada hombre debe hacer algo al respecto. Nadie puede recibir el perdón de los pecados, si no toma contacto con el Cordero de Dios, y acepta Su obra sustitutoria. Sí. Debes acercarte a Cristo. Tócalo por la fe. Toma “contacto” con Jesús. Toma la decisión de hacerlo. La gracia y el perdón es para todos, porque Dios no hace diferencia de personas, pero tenemos que dar un paso de fe, como la mujer que tocó el manto de Jesús y fue sana. El pecado también es un azote en la vida de la gente, así como ella fue libre de su azote, vos también podes serlo del tuyo.

Acércate a Cristo, acepta su obra de misericordia y de poder, y tu vida será transformada definitivamente!